Mundo médico. todo acerca de la medicina y la salud

Mecanismos Defensivos De La Mucosa Gástrica

Escrito por mundomedico 25-02-2011 en General. Comentarios (2)

INTRODUCCIÓN

La mucosa gástrica posee una serie de mecanismos defensivos, que contribuyen al mantenimiento de la integridad de la mucosa en el medio ácido del estómago, para así protegerse de la formación de ulceras mediante el estrato moco-bicarbonato, el mantenimiento de un adecuado flujo sanguíneo, la producción de prostaglandina E2 mucosa, factor de crecimiento epidermal salival y la adecuada motilidad gastroduodenal.

Cuando la mucosa gástrica se expone a agentes lesivos como la aspirina, indometacina, ácidos biliares, toxinas del Helicobacter pylori o a factores necrotizantes como alcohol, isquemia o agentes corrosivos, la mucosa desarrolla modificaciones morfológicas, ultra estructurales y funcionales ante la injuria.

El desarrollo y extensión de la injuria mucosa depende de la naturaleza y concentración del agente gastrolesivo. Luego de una injuria aguda a la mucosa, células epiteliales de una mucosa sana migran hacia la zona de la injuria y proliferan en ella, para restaurar el defecto de la mucosa, mientras que la microvascularidad mucosa (crucial para el soporte de oxígeno y nutrientes hacia la mucosa regenerante) es restaurada por medio del proceso de angiogénesis. Debido a la gran actividad metabólica y a las importantes necesidades de oxígeno de la mucosa gástrica, el mantenimiento de un flujo sanguíneo normal en la misma constituye un componente esencial en su resistencia a la lesión.   Se piensa que la disminución del flujo sanguíneo de la mucosa, acompañada de la difusión de hidrogeniones procedentes de la luz, son importantes en la génesis de la lesión en la mucosa gástrica.

MECANISMOS DEFENSIVOS DE LA BARRERA MUCOSA

Los factores que participan en este proceso son:

1. Capa estable de moco y bicarbonato.
2. Células epiteliales superficiales.
3. Renovación celular.
4. Marca alcalina.
5. Microcirculación.
6. Prostaglandinas.
7. Nervios sensoriales.
8. Matriz extracelular.
9. Factor de crecimiento epidermal.

 

1. Capa estable de Moco y Bicarbonato

 

La primera línea de defensa de la mucosa es la capa estable formada por el gel mucoso y el bicarbonato que cubren la superficie luminal mucosa y así mantienen un microambiente neutro en las células superficiales epiteliales. Además de ser parte de la capa estable, el moco se secreta como una glucoproteína (mucinas) de muy alto peso molecular secretadas por células caliciformes y forman una delgada capa adherente sobre la mucosa que lubrica el contenido luminar, retarda la difusión de hidrogeniones y pepsina, contiene péptidos del trébol, el cual le confiere una resistencia sustancial a la degradación por parte de proteasas incluyendo la pepsina inhibiendo la activación del pepsinógeno y ejerce una acción antibacteriana. Un grupo de hormonas gastrointestinales como la gastrina y secretina; la prostaglandina E2 y agentes colinérgicos estimulan la secreción de moco. También algunos medicamentos activos tópicamente (tal como los antiácidos) estimulan la secreción de moco.

La secreción de bicarbonato es estimulada por las prostaglandinas y compuestos con aluminio (Ej. antiácidos).

 

2. Células Epiteliales superficiales

 

            La segunda línea de defensa mucosa está formada por la capa continua de células epiteliales superficiales que segregan moco y bicarbonato que son atrapados debajo de la capa de moco neutralizando cualquier ácido que difunda por retrodifusión a través del moco(contribuyendo a la capa estable) y generan prostaglandinas. Debido a la presencia de fosfolípidos en su superficie, estas células son hidrofóbicas, repeliendo el ácido y agentes dañinos hidrosolubles. Interconectados por uniones firmes (o rígidas), las células superficiales epiteliales forman una "barrera" que previene la retrodifusión de ácido y pepsina.

 

3. Renovación Celular

 

            La continua renovación celular, desde células progenitoras en la zona proliferativa mucosa, produce el reemplazo de células superficiales dañadas o viejas. Estas células progenitoras en la zona del cuello de la glándula, expresan receptores para el factor de crecimiento epidérmico y péptidos relacionados, como el factor de crecimiento transformante alfa que son los principales factores de crecimiento responsables de esta pro0liferación celular. Usualmente lleva de 3 a 5 días reemplazar completamente el epitelio superficial. Más tiempo (meses) toma reemplazar las células glandulares. La injuria superficial al epitelio mucoso es restituida en algunas horas por medio de la migración de células del área del cuello.

La velocidad de reparación de la mucosa es también un mecanismo de defensa, así como la motilidad gastroduodenal, necesaria para el adecuado vaciamiento gástrico y la presencia de alimento en el estomago, ya que absorbe cierta cantidad de ácido, disminuyendo su contacto con la mucosa.

 

4. "Marca Alcalina"

 

            Las células parietales secretantes de HCI al lumen gástrico en forma simultánea secretando bicarbonato dentro del lumen de la microvascularidad adyacente. De allí el bicarbonato es transportado hacia la porción superior de la foveola contribuyendo al microclima neutro en la superficie luminal.

 

5. Microcirculación

 

            La microcirculación mucosa libera oxígeno y nutrientes a la mucosa completa y remueve sustancias tóxicas. El endotelio microvascular genera vasodilatadores tales como la prostaciclina y el óxido nítrico (NO), que protegen a la mucosa gástrica contra la injuria y se oponen a la acción dañina de la mucosa de los vasoconstrictores, como leucotrieno C4' tromboxano A2 y endotelina. Cuando la microvasculatura está dañada, las células endoteliales de la microvascularidad periférica a las áreas lesionadas inician la reparación y reconstrucción de la trama microvascular a través de la angiogénesis. El flujo sanguíneo mucoso es el principal factor contribuyente para mantener la salud de la mucosa gástrica y esta regulado por el oxido nítrico y las prostaglandinas.

 

6. Prostaglandinas

 

La generación permanente de prostaglandinas E2 (PGE2) y prostaciclina (PGI2) por la mucosa es crucial para mantener la integridad de la mucosa. Las prostaglandinas de la serie E estimulan la producción de moco y bicarbonato, favorece el flujo sanguíneo de la mucosa y previene el éstasis asociado con el daño vascular inducido por irritantes, ya que inhibe la adherencia de neutrófilos al endotelio dañado.

Casi todos los mecanismos defensivos de la mucosa son estimulados o facilitados por prostaglandinas exógenas o endógenas. La inhibición de la síntesis de prostaglandinas por agentes antiinflamatorios no esteroideos o la neutralización de las prostaglandinas endógenas por anticuerpos específicos resultan en la formación de úlceras gástricas e intestinales.

 

7. Nervios Sensoriales

 

            La estimulación de nervios sensoriales gástricos conduce a la liberación de neurotransmisores como el péptido relacionado al gen de la calcitonina (PRGC) y la sustancia P en las terminaciones nerviosas, localizados dentro o cerca de los grandes vasos submucosos. PRGC ejerce una acción protectora de la mucosa más probablemente a través de la vasodilatación de los vasos submucosos por vía generación de óxido nítrico.

            Además, macrófagos de la mucosa, leucocitos y células endoteliales secretan una gama de citoquinas que afectan el crecimiento celular y su proliferación.

 

8. Matriz Extracelular

 

            La matriz extracelular y sus componentes específicos tales como fibronectina, laminina, y colágeno proporcionan un soporte estructural para las células epiteliales y endoteliales, y juegan un importante rol en la adherencia, migración, proliferación y diferenciación celular.

            La matrix extracelular está compuesta por células (fibroblastos, miofibroblastos), glucosaminoglicanos (proteoglicanos unidos a proteínas ácido hialurónico no ligado a proteínas y heparina), proteína fibrilares tales como colágenos y elastina y glicoproteínas no filamentosas (fibronectina, laminina, entactina, ondulina y otros).

Los componentes de la matriz extracelular están unidos a través de integrinas con el citoesqueleto celular permitiendo la transferencia bidireccional de información respecto a la forma de la célula y su crecimiento. Fijación celular, migración, proliferación y diferenciación. La matriz extracelular contiene componentes que conducen la comunicación a las células respecto a cambios en su ambiente. Estos componentes permiten la interacción de la matriz extracelular con el epitelio gástrico mucoso y las células endoteliales.

 

9. El factor de crecimiento epidermal

 

Salival bloquea el ácido clorhídrico y es estimulado por las hormonas reproductivas.

SINDROME DE SHEEHAN

Escrito por mundomedico 25-02-2011 en General. Comentarios (0)

DEFINICION

El síndrome de Sheehan es el infarto de la glándula hipofisaria secundario a una hemorragia postparto (por ende, solo ocurre en mujeres).

Se produce entonces un panhipopituitarismo, encontrándose niveles bajos de la hormona estimulante del tiroides, estimulante hormona adrenocorticotrópica y la estimulante de las hormonas sexuales. Debido a la mejora en la atención médica del presente, este es un síndrome poco frecuente.

La necrosis hipofisaría posparto o Síndrome de Sheehan va precedida de hemorragia obstétrica que ocasiona colapso circulatorio intenso. Desde el punto de vista teórico, la hipotensión grave predispone a la isquemia de la hipófisis aumentada de tamaño.

Por lo general se respeta la hipófisis posterior y la característica clínica más frecuente es la incapacidad para lactar por una producción insuficiente de Prolactina (PR). Las pérdidas de los vellos axilar y pubiano son signos frecuentes. Otras manifestaciones incluyen hipotiroidismo e hipocortisolismo.

ETIOLOGÍA

La isquemia de la glándula hipofisaria se produce por el sangrado excesivo que experimenta una materna durante el parto (o incluso durante el 3er trimestre), lo que lleva a hipovolemia de la zona selar y periselar, es decir, la glándula deja de recibir suficiente sangre.

Durante el embarazo la pituitaria sufre un aumento de tamaño fisiológico por hiperplasia del lactotropo, lo que ocasiona hiperestrogenemia, y es por lo tanto más vascularizada. El riesgo aumenta con embarazos múltiples (gemelos, trillizos) y por anomalías de la placenta.

MANIFESTACIONES CLINICAS

Durante el parto se considera una emergencia endócrina, que puede llevar a hipoglicemia severa, hipotensión, hemorragia del sistema nervioso central, irritación meníngea, cambios visuales, oftalmoplejía y en casos severos la pérdida de la conciencia y colapso cardiovascular. Hay cefalea y síntomas de hipopituitarismo.

DIAGNOSTICO

La sospecha clínica puede pasar desapercibida, sin embargo la Resonancia Magnética cerebral es útil, pudiendo revelar signos de hemorragia selar. Antes de poder usar la RM en la mujer post-parto se observa primero involución de las mamas, falta de secreción de leche, luego se observa amenorrea (consecuencia de la anovulacion) y pérdida del vello púbico y axilar.

Otros síntomas son: inapetencia, intolerancia al frío, mixedema, pérdida de pigmentación de las areolas mamarias y región genital y pérdida del peso que puede llevar a la caquexia.

TRATAMIENTO

En el evento agudo se deben monitorizar estrechamente los signos vitales en una unidad de cuidados intensivos, se deben reponer las pérdidas hemodinámicas con soluciones coloides o componentes sanguíneos.

La oftalmoplejía puede tratarse con glucocorticoides. Los síntomas de hipopituitarismo se tratan de por vida con las hormonas que están bajas en el torrente sanguíneo: tiroxina (T4), Calcitonina, hormonas sexuales (LH y FSH) y glucocorticoides, incluyendo estrógenos y progesterona.

SINDROME DE ZOLLINGER-ELLISON

Escrito por mundomedico 22-02-2011 en General. Comentarios (1)

Descrito en 1955 por los autores que le dieron el nombre, se caracteriza por

la presencia de hipersecreción ácida, enfermedad ulcerosa grave del tracto

digestivo superior y tumor, en general pancreático, de células no beta, secretor

de gastrina (gastrinoma). En el 20% de los pacientes el síndrome se asocia

a otros tumores, en particular paratiroideos o hipofisarios, integrando el

denominado síndrome de neoplasia endocrina múltiple tipo I (MEN-I).

Además de los síntomas relacionados con la enfermedad péptica, los

pacientes con síndrome de Zollinger-Ellison presentan a menudo otros síntomas,

como diarrea, esteatorrea y pérdida de peso. El diagnóstico del síndrome

de Zollinger-Ellison debe sospecharse ante el hallazgo de múltiples úlceras

en el tracto digestivo superior, úlceras distales al bulbo duodenal,

enfermedad ulcerosa rebelde al tratamiento médico convencional, rápida

recurrencia posquirúrgica de una úlcera duodenal, diarrea secretora de causa

no aclarada, hipertrofia de pliegues gástricos, hipersecreción ácida e hipergastrinemia

y evidencia de uno o varios tumores endocrinos ya mencionados.

Para el diagnóstico es útil la demostración de una intensa hipersecreción

ácida, con una BAO generalmente superior a 15 mEq/h y un cociente

BAO/MAO por encima de 0,6 y de la hipergastrinemia basal (en general,

superior a 1000 ng/L). La estimulación con secretina intravenosa (a dosis de

2 U/kg) aumenta las cifras de gastrinemia en más de 200 ng/L en un período

de 5 a 10 minutos. Las mejores pruebas para la detección del tumor son la

ecoendoscopia y, sobre todo, la gammagrafía de receptores de somatostatina.

El tratamiento consiste en la administración de antisecretores a altas

dosis e intentos de extirpación del gastrinoma. La diarrea rebelde se puede

dominar con somatostatina u octreótido.